The Panama Papers: análisis de una propuesta web

Los medios digitales cobran cada día más relevancia tanto por su propuesta como por su diseño. Y es que una página web que responda a las necesidades de un usuario, sea fiel al contenido o sea un forastero de paso, tendrá mucho más éxito que aquella que se estanca en la complejidad de uso por razones como: la rapidez con que se desea encontrar resultados, el uso de trabajo cognitivo, el desinterés creado por la incertidumbre, entre otros.

En esta entrada, el análisis de tres puntos (Estrategia de contenido-propuesta web; arquitectura de información-usabilidad base; uso de redes sociales) se centrará en https://panamapapers.icij.org/ , la página oficial del caso Panama Papers. El proyecto, concretado en 2016, sigue en pie, publicando contenido de manera mensual.

Estrategia de contenido

Según el libro ‘‘Tienes 5 segundos’’, de J.C. Camus, la estrategia de contenidos es la fusión entre la política editorial del medio y la política comercial, lo que da como resultado la definición de qué se publica y su enfoque, además de qué se ofrece en los contenidos y la manera en que se ofrecerán.

De esta manera, al revisar la página web, nos encontramos con principalmente tres tipos de contenido: noticias, información infiltrada (datos duros) y un minijuego.

Las noticias tiene que ver con las repercusiones que ha generado el caso desde su destape el 3 de abril de 2016 hasta la fecha. En una de sus publicaciones que data del tres de abril de este año y subida conmemorando el aniversario desde la polémica, se informa acerca de la detención de Jürgen Mossak y Ramón Fonseca, fundadores de la firma de abogados panameña Mossak Fonseca; de los casos de Islandia, Rusia, Pakistán, India y Estados Unidos. Todo a modo de generan una reflexión acerca de las consecuencias que tuvo la investigación.

 

Meses atrás, en diciembre del año pasado, la página informó sobre los problemas que periodistas de distintos países tuvieron tanto con la represión normalizada en los medios de sus naciones, como en otros donde la libertad de prensa es catalogada como alta. La nota parte con Moussa Askar, director del periódico L’Évènement de Nigeria, quien luego de publicar la primera nota del Panama Papers relacionado a su país, le advirtieron sobre sus el tipo de conversaciones que sostenía por teléfono. Más adelante, se entregan datos sobre otros países como Túnez (hackers bajaron las publicaciones del caso en el sitio Inkyfadia), Mongolia (ex ministro demandó a MongolTV) y Turquía, donde se cuenta lo siguiente:

‘‘un socio del periódico en la colaboración de investigación, Cumhuriyet, informó que un ejecutivo de construcción y energía con conexiones con el presidente Recep Tayyip Erdogan telefoneó para criticar el papel por publicar su foto como parte de su cobertura de Papeles Panamá.

 “Usted puso mi cara en la portada, ¿no tiene vergüenza?”, Dijo el magnate de negocios, según Cumhuriyet. “Peleare contigo …. Hijos de puta, no hagas de mí un asesino’’.

Entre otros casos.

Con respecto a la información infiltrada, existe un apartado llamado ‘‘people’’, donde al entrar, el título de ‘‘The Power Players’’, en el cual se entrega información acerca de líderes pasados o actuales con conexiones directas con paraísos fiscales. En el caso chileno, se destaca la información sobre Alfredo Ovalle Rodríguez, expresidente de la Confederación de la producción y del comercio, (CPC) y sus sociedades offshore.

Y en tercer lugar, encontramos un minijuego llamado Starway to Tax Heaven, haciendo referencia a Led Zeppelin, el cual de una manera bastante didáctica entrega al usuario una idea de cómo se defrauda usando empresas offshore. Dentro, deberás escoger como personaje a un futbolista, un político o una ejecutiva de empresa, además de elegir las opciones menos transparentes para proteger tu negocio. (ALERTA: no es fácil).

starwaytaxheaven

Propuesta web, arquitectura de información y usabilidad base

Ya revisado el contenido, la propuesta de The Panama Papers es clara: un periodismo de investigación que no se cansará de seguir informándonos sobre quienes nos gobiernan y sus paraísos fiscales, amén de nosotros. La página web, a cargo del Consorcio Internacional de periodistas de Investigación (International Consortium Of investigate journalists, ICIJ), despertó un monstruo más real de lo que se piensa, pues el tema no quedó en el simple blanqueado de dinero. Gracias al trabajo de 400 periodistas alrededor del mundo, son muchos los países cuyos hombres y mujeres de poder se han visto en la mira del periodismo de investigación local, incluyendo nuestro país: Agustín Edwards Eastman, Hernán Büchi Buc, Alfredo Ovalle, son algunos nombres de chilenos involucrados en el delito.

Sin embargo, uno de los aspectos, sino el más importante de todos, es la arquitectura de la información. Con esto me refiero al diseño web y a sus contenidos estratégicamente puestos de modo que se plasme en ellos la capacidad de experiencia. Esto último lo abordaré en el punto de usabilidad y redes sociales.

The Panama Papers cumple con uno de los puntos que C.J. Camus indica en su libro ‘‘tienes 5 segundos’’: está preparado para toda pantalla. Desde el computador, cuenta con una zona de contexto, la de información y promoción. Con respecto a la zona de acción, estas sólo se hayan en las publicaciones (noticias) y el minijuego.

La zona de contexto entrega, efectivamente, un slogan visible, claro y atractivo; además cuenta con una descripción breve y certera, y botones de acción que permiten navegar por contenidos relacionados a la página (uno de home, los diversos proyectos de la ICIJ, su red de periodistas, información sobre la misma ICIJ, un botón de contacto y otro de donación). Es interesante la manera en que la página ofrece el recibimiento de información documentada y, por, sobre todo, la garantía de total anonimato y seguridad a través de un servidor Tor y una dirección donde se debe seguir ciertos pasos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un punto que destacar es cómo está estructurada la página. Su zona de contexto se hayan en la parte superior (descrita antes) y en la inferior, donde se resume lo que la página ofrece y quienes lo ofrecen, se explicita el Copyright, el correo de contacto y el botón de suscripción.

Su zona de información abarca el lado izquierdo y central del sitio, el cual ofrece el contenido principal (artículos) encabezados por un video a modo de introducción. La estructura lineal que se ofrece hasta ahora permite una navegación sencilla de lo publicado, con títulos breves, concisos y destacados con el color que caracteriza a la página: el naranja oscuro.

zona de info

La zona de promoción se encuentra a lo largo del lado derecho de la página. Esta ofrece:
a) todos los títulos de los artículos publicados.
b) la promoción de grandes medios aliados al caso The Panama Papers. Se destacan los principales: Süddeutsche Zeitung, The Guardian y BBC, además de muchos otros en todo el mundo.
c) Apartados sobre las investigaciones principales, premios, el contacto seguro.
d) Finalmente, se ofrecen links (con llamativos banners) sobre otros casos importantes de infiltración de información: Swiss Leaks, Luxembourg leaks, el holding de empresas offshore en China y una serie de reportajes que siguen al dinero en el extranjero. Todas estas remiten a la página oficial de la ICIJ, cuyo contenido y diseño podrían analizarse en otra entrada.

La información puesta a disposición, que invita a navegar dentro de la página como explorar otras, es desde mi punto de vista un punto a favor. Principalmente se debe al completo catálogo ofrecido, cada uno de ellos con información que a cualquier persona interesada y/o periodista investigador sirve para comprender el tamaño y relevancia del caso Panama Papers, y adentrarse también en otros casos y a la red de periodistas internacional que cubre este y otros temas que atentan contra el poder.

lux leaks

En cuanto a la zona de acción, esta pareciera tener autonomía. La página principal de The Panama Papers sólo permite hacer clicks de navegación, donación y suscripción, lo que obliga al usuario a seguir el camino de adentrarse en la propuesta o abandonar el sitio.

Pero por otra parte, al acceder a los artículos, a The Power Players, a la base datos (en la cual, para acceder, necesitas estar de acuerdo con confirmar por ti mismo las identidades puestas a disposición, además de pedir aviso de algún error en ella) y al minijuego Starway to Tax Heaven (todos ellos puestos  disposición del público en la zona de información con llamativas ilustraciones), encontramos lo que pareciera ser nuevas funciones que permiten la interacción del usuario, pero no es así del todo. Por un lado, aparecen nuevos botones (con otros nombres), que hacen pensar en aun más contenido, pero es sólo el acceso a cosas que ya hemos visto (o hemos tenido oportunidad de ver). Por ejemplo, Introduction es el video de la página principal (home), Stories es el home, People es The people players, etc. Esto es importante, puesto que el usuario podría pensar que está perdiendo el tiempo, o bien, no hay nada más que ver, viéndose encerrado en un laberinto del que para salir, debes volver a comenzar.

Lo interesante, eso sí, sucede cuando bajas un poco (así, de manera literal). La barra superior que ofrece los botones anteriormente mencionados se transforman en otros que sí permiten, más que la acción, la reacción del usuario. Es entonces que aparecen las opciones de compartir mediante Facebook o Twitter, un marcador para leer más tarde (Read Later) y otro para seguir la investigación (la página, a cambio de la suscripción, ofrece enviar contenido relacionado al artículo, caso o nombre que quieres seguir).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A pesar de la confusión (y decepción) que puede sugerir, la sorpresiva aparición de opciones que permitan compartir el contenido y hacer seguimientos personales otorgan un aire menos hermético a la página, permitiendo ‘‘salir’’ de la red para entrar o no abandonar las redes sociales y para hacer uso propio de lo que vamos encontrando.

Otra característica a mencionar es el botón de donación, incesante en la página principal y fugaz en las otras ventanas.

En cuanto a la versión móvil, esta efectivamente resulta tener un diseño más sencillo. No existen botones en la zona de contexto, la zona de información se encuentra a lo largo del sitio (una muy extensa lista de artículos), seguidos de la zona de promoción. Las características visuales son las mismas, y tanto el botón de donación como la zona de acción (que es la compartición en redes sociales) están presentes todo el tiempo. Resulta ser un buen complemento para la página principal, mucho más cómoda para la investigación de todos los títulos y secciones.

20170921_022038

Y finalmente, en usabilidad, se cumple cabalmente las interfaces e interacciones tanto dentro de la página como en redes sociales. En definitiva, nos encontramos con un diseño atractivo y a la vez denso. Quienes buscan información sobre The Panama Papers podemos suponer es alguien dispuesto a confrontarse a mucha información, por lo que el tono serio de los títulos y la serie de ofertas de la página puede no asustar al usuario. Esto lo hará quedarse y seguir leyendo, y el descubrir acciones que puede realizar por sí mismo, como las nombradas compartir y seguir lo harán un usuario frecuente de la página a la hora de buscar información de primera fuente. Se cumple, en un primer momento, el escaneo de la página (para ver qué ofrece, pues ‘‘de qué se trata’’, ya lo sabemos. Y si no, el mismo sitio ofrece explicarlo). Y aunque algunos nombres en los botones nos haga surgir interrogantes y reedirigan a sitios que probablemente hayamos visto, ThePanamaPapers.icij.org permite navegar dentro de ella sin un orden si así se quiere y la elección de opciones que parecen razonables.

Uso de redes sociales

El sitio de The Panama Papers permite la difusión de su contenido sólo por Twitter y Facebook y de maneras muy acotadas.

En Facebook, el sitio no cuenta con una fan page, sino con una serie de grupos de carácter públicos. El que más se destaca, sin poder decir con seguridad que es el oficial, es uno llamado ‘‘Panama Papers’’,  el cual posee 1444 miembros y promociona en su descripción tanto la página principal, la discusión en Twitter vía hashtags y una serie de artículos en el sitio Reddit. En esta última, todas las publicaciones pertenecen a otros sitios, revelando más y más casos relacionados a los Papeles de Panamá en todo el mundo.

En tanto el grupo, los usuarios sólo se han dedicado a la difusión de noticias y uno que otro mensaje de apoyo. Es probable que las reales discusiones no se den en este grupo, por cuestiones de seguridad.

grupo panama papers

En cuanto a Twitter, tanto a través del computador como el móvil nos permite compartir contenido, sea este la página en sí como sus publicaciones. Lo destacable aquí es que automáticamente se adhiere como mensaje el título, con el hashtag #panamapapers y la url que se comparte.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y con respecto a la discusión, esta no es muy activa como tal. Sin embargo, es imposible dejar de advertir que en todo momento existen cuentas compartiendo información local relacionada al Panama Papers.

La relación con muchas o pocas redes sociales puede ser una ventaja o desventaja, según lo vea el usuario. La página ofrece la interacción con sólo dos, mientras que el usuario puede compartir contenido desde la página principal a Facebook o Twitter, además de difundir el contenido en otras redes (como lo hacen en Reddit, muy utilizada aunque ThePanamaPapers.icij.org no la incluya en sus botones). Personalmente, la interacción que pretenden los desarrolladores con las redes sociales que actualmente son muy populares y que permiten la difusión y discusión de contenidos de manera sencilla es una buena estrategia, simplemente porque funciona. Perfectamente podría añadirse Instagram, quien tiene más usuarios que Twitter (el primero, 700 millones activos al mes, el segundo, 328 millones), sin embargo, por la manera en que los contenidos son entregados, Instagram o Pinterest no serían viables, debido a que estas redes se concentran más en lo visual que por sobre lo escrito.

redes sociales

Empero, los desarrolladores, pensando que ya ha pasado más de un año del destape, bien podrían innovar en la entrega de contenido, aumentando la experiencia del usuario en cuanto a interacción y, a la vez, en cómo se ofrecen artículos indispensables para el periodismo de investigación (y para la sociedad entera).

Este es un desafío que quizás ya se ha pensado, o tal vez no. Es probable que tanto las personas encargadas del sitio como los lectores estén conformes con sólo Facebook y Twitter, por lo que no hallarían la necesidad de cambiar. O puede que exista un desinterés en ICIJ por hacerlo, mientras que los usuarios sí podrían mostrarse proclives al aumento en la oferta de redes sociales desde la página principal (por una cuestión de comodidad, pues hemos visto que la gente, si quiere, puede compartir contenidos en otras RR.SS, realizando un esfuerzo extra por llevar lo que se desea difundir). ¿Podría esto elevar el debate sobre los casos de corrupción y lavado de dinero en el ciberespacio? ¿Podría la innovación en la entrega de contenido (por ejemplo, la realización de paquetes destinados Instagram) influir en que se retome y aumente la relevancia de la investigación de los Papeles de Panamá, que sigue en curso? Son interrogantes de las cuales podríamos tener respuesta en el futuro. Por mientras, es seguro concluir que la página cumple su objetivo y funciona correctamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s